En muchas ocasiones genera dudas el término patrón de barco. Todos sabemos que el patrón dentro de una embarcación es aquel que dirige esta, pero las dudas van más en referencia a si se considera patrón solo a aquellos que se dedican a ello profesionalmente. Cómo veréis en este post, un patrón perfectamente puede ser cualquier persona que obtenga un título náutico, ya sea de recreo como el PER o el PNB, o un título profesional para trabajar, no solo para buscar diversión y aventuras.

Vamos a explicar qué es un patrón de barco, qué tipos de patrón existen, cómo conseguir un título náutico y qué debe hacer un buen patrón cuando navega.

 

¿Qué es un patrón de barco y qué tipos existen?

 

Podríamos definir al patrón de un barco como aquella persona que está al mando del barco y tiene la titulación necesaria para el gobierno de la embarcación. Como hemos dicho brevemente en el apartado anterior, existen dos tipos de patrones de barco:

  • Patrones de recreo: son aquellos patrones que han obtenido un título náutico de recreo, es decir, un título para navegar como hobbie, para divertirse y disfrutar la náutica con tu pareja, tu familia, tus amigos… El más conocido y demandado es el título PER (Patrón de Embarcaciones de Recreo). Pero también tenemos el PNB (Patrón de Navegación Básica) o el Patrón de Yate.
  • Patrones profesionales: es el caso de aquellos patrones que quieren dedicarse profesionalmente a ello. Puede ser un patrón de chárter para llevar a otras personas al lugar que deseen (dentro de los límites establecidos) o un patrón que ejerce como profesor de prácticas náuticas. Para ello, es necesario obtener el título PPER (Patrón Profesional de Embarcaciones de Recreo).

Estos títulos de navegación engloban toda la teoría necesaria para tener los conocimientos suficientes para navegar o ejercer la profesión de patrón. Realizarlos en una escuela certificada te da derecho a realizar un examen teórico oficial. Pero hay que tener en cuenta que estos cursos de náutica tendrán que complementarse con una serie de prácticas náuticas obligatorias, para obtener finalmente el título oficial emitido por la Dirección General de la Marina Mercante.

 

¿Cómo llegar a ser patrón de embarcaciones?

 

 

En ocasiones se denomina cursos de patrón de barco a los cursos que se realizan para obtener un título náutico oficial con el que poder navegar de forma recreativa (no profesional) en las costas españolas.

Con estos títulos de navegación, cualquier persona puede navegar con su propio barco o uno alquilado por nuestros mares y océanos para poder conocer nuevas calas, fondear en mitad del mar y disfrutar de unas vacaciones increíbles. Cada título tiene una serie de requisitos, así como limitaciones en la distancia a la que se puede navegar y en los metros de eslora de los barcos que pueden utilizarse cuando se obtiene uno de estos títulos.

Como requisito básico simplemente tenemos que ser mayor de edad. Aparte, se requiere aprobar un examen oficial, salvo en la Licencia de Navegación, y realizar una serie de horas prácticas ratificadas por cualquier escuela náutica homologada para este fin.

En cuanto al PPER, estos son los requisitos necesarios para obtenerlo:

  • Obtener previamente el título de Capitán de Yate.
  • Obtener los 4 certificados profesionales de navegación que existen: Formación Básica en SeguridadFormación Básica en Protección MarítimaBuques de Pasaje y Operador Restringido.
  • Realizar un curso PPER y aprobar el correspondiente examen oficial de la DGMM.
  • Declaración de navegación responsable y reconocimiento médico.

Para poder ampliar las atribuciones y navegar hasta las 150 millas, será necesario un certificado de Operador general del SMSSM y la acreditación de al menos 2 años de periodo de embarque como profesional.

 

¿Qué hace un buen patrón de barco a bordo?

 

En primer lugar, debe preparar bien el viaje. Mirar la meteorología durante el día o los días que van a navegar, comprobar que toda la mecánica de la embarcación está en un óptimo estado y llevar víveres suficientes para toda la expedición.

Una vez en la mar, la seguridad debe ser lo más importante. No se deben tomar riesgos innecesarios o poner en peligro a la tripulación. Es importante llevar chalecos salvavidas suficientes para todos y saber cómo actuar en caso de emergencia propia o ajena en otra embarcación.

Igualmente es importante estar siempre alerta, porque la navegación puede complicarse en cualquier momento, aunque parece que está todo perfecto. Cualquier pequeño inconveniente puede provocar una avería o accidente, así que hay que estar preparados por si acaso ocurre lo inesperado. Por supuesto, no es algo que ocurra de forma habitual.

Por ultimo, es clave que el patrón de barco esté bien descansado. Sobre todo, en caso de patrones no profesionales que pueden estar todo el día con su barco en diferentes calas y lugares maravillosos divirtiéndose, en ocasiones sin tener ese tiempo de descanso. Navegar con fatiga es un error grave que puede provocar un accidente.

× ¿Cómo puedo ayudarte?